«De la finitud», la despedida de Günter Grass

finitud

Hace un año que moría el Nobel alemán  Günter Grass, una fecha que coincide con varios homenajes y la publicación de su libro póstumo, «De la finitud» (Alfaguara), escrito en sus últimos años de vida a modo de diario, con ensayos, poesías y sus dibujos, y donde se enfrenta a la vejez y a la muerte con ironía.

Traducido por el académico Miguel Sáenz, «De la finitud» es la despedida, con ruido y sin reservas, del escritor alemán; un último grito sincero contra la hipocresía del mundo, los políticos o la falsedad y una reflexión sobre la decrepitud y la muerte, escrito con ese humor ácido y negro que caracteriza al autor de «El tambor de hojalata».

Una mirada sobre sí mismo y sobre el mundo actual, tiznada con algo de melancolía y nostalgia pero nunca sentimental, que va de la euforia, a la toma de conciencia clara de la finitud del tiempo: «Saltar de la cama y con lápiz afilado aclarar la nada oscilante; esa es la ventaja de la vejez, dormir es un derroche de tiempo», escribe en un poema titulado «Tras un tormento infinito».

El libro póstumo de Günter Grass, concebido por el autor como su despedida y cargado de otoños y hojas de calendario caídas, se publicó hace unos meses en Alemania con enorme éxito de lectores y crítica. Incluso fue calificado por algunos como «el mejor libro de Grass en años» o como «Una despedida llena de humor. El libro como obra de arte»

(Comentario de ABC-Cultura)

 

Anuncios