Recomendado: Cuadernos de París, de Pablo Montoya

CuadernoDeParís

París. Ciudad musa. Baudelaire dijo que “toda desmesura crece allí como una flor”. Pablo Montoya, después de haber vivido diez años en la ciudad luz nos asombra con Cuaderno de París. Aunque desde el punto de vista formal se asemeja a Spleen de París: relatos cortos, urbanos, sobresale un lirismo punzante, brumoso, de exiliados que alucinan en las calles sucias de un pasado deslumbrante, de estatuas de personajes que ya se han ido, de fantasmas, que todavía se les siente caminar en el aire. Y París, inalterable, observa indiferente cómo los hombres desde tiempos inmemoriales se sacian perplejos en sus entrañas.

 

“Cuaderno de París es una intrépida correría espiritual, una excavación dentro de la ruindad de la condición humana y, al tiempo, una exaltación de su esplendor. Es un texto impío y feroz. El leitmotiv parece ser el desarraigo en su amarga versión colombiana: el desplazamiento. Un desplazamiento que no tiene cura y que necesita, para quienes lo han vivido en el exilio, exorcismos tan valerosos como los de esta obra”.        

                                                                                                            Esteban Carlos Mejía

 

“Al libro de Montoya lo define una estética del desarraigo. Hay ritmo, poesía y también marginalidad. Él funge de protagonista en esta inmersión maldita en la sofisticada y monstruosa París”.

                                                                                                                      Alfonso Carvajal  

Anuncios